El profesor y líder de los padres de familia encubren a directora de la Vasconcelos

septiembre 7, 2012 13:05 0 comentarios

La Asociación Estatal de Padres de Familia se convirtió en cómplice de la directora de la escuela José Vasconcelos que impidió la inscripción de una niña por no cumplir con la cuota escolar. Y es que para Mariano Báez, que además de ser líder de los padres de familia es profesor y defensor de los interés del sector magisterial, “si un estudiante no cubre los requisitos para ingresar a una escuela pública no tienen porqué admitirlo”, expresó.

Mario Báez

Mariano Báez dudó que la Secretaría de Educación haya instruido la directora de la primaria José Vasconcelos, Nora Elia Barrientos a inscribir a la niña Alejandra Hernández a prime grado, aun y cuando el propio director jurídico le entrego un documento oficial a la mentora.

El presidente de los padres de familia insistió en defender la actitud de la directora del plantel no importando que se esté violando un mandato constitucional. ”No llenaron los requisitos y se tienen que cumplir y no estoy hablando de cuotas, sino de requisitos legales, en el caso de que no pudo pagar la cuota, ella debió hablar a tiempo para exponer el problema pero no lo hizo“.

Y agregó que trascurrido un mes desde que arrancó el ciclo escolar será imposible que la pequeña Alejandra ingrese a este y otros planteles. Por su parte el defensor de la menor, Ubaldo Ramos recordó que, quien quiera que fuera que impida un derecho fundamental al ser humano que es la educación esta violentando la ley.

Y fue más lejos al cuestionar la tibieza del Gobierno de Tamaulipas al no poder aplicar la ley en este sentido.

Derecho a la Educación en México.

En México el derecho a la educación es parte de las garantías individuales que la Constitución otorga a sus habitantes. Además, según la Ley General de Educación (LGE), ”todos los habitantes del país tienen (sic) las mismas oportunidades de acceso al sistema educativo nacional, con sólo satisfacer las disposiciones generales aplicables” (artículo 2).

Esta segunda aseveración -que en sus términos es errónea- debe interpretarse como un mandato de que todos los habitantes de México tengamos las mismas oportunidades de recibir educación.

La ley exige a los mexicanos que envíen a sus hijos o pupilos menores de edad a las escuelas públicas o privadas, con la finalidad de que cursen la educación primaria y secundaria, obligatorias para todos (artículo 31 constitucional, fracción I, y artículo 4 de la LGE).

Por: Claudia Zapata